jueves, 23 de diciembre de 2010

Tus besos saben a tabaco y cerveza.
Da igual, no podrían ser más dulces aunque supieran a fresa.

¿Por qué son tan dulces?
¿Por qué tan tiernos?

Era mejor cuando no los recordaba...al menos ya no lloraba.

1 comentario:

Be dijo...

Ay preciosa...como me duele saber q estás así!

Sé lo q duele extrañar, recordar y llorar a cántaros aún cuando quisieramos evitarlo...ojalá este año termine pronto y el q inicie traiga todo lo bueno q mereces!

Un abrazo enorme!