jueves, 2 de julio de 2009

No lugar...

El no lugar.
Zonas de transito.
De paso rapido.
Espacios por los que la gente se mueve sin intención de permanecer más que el tiempo imprescindible.
Un anden de la estación,
un hall de un lugar publico,
los pasillos del metro,
un vagón de tren
...
lugares en los que las personas perdemos la nuestra condición humana y nos convertimos en seres impasibles...al menos en apariencia.
Lugares en los que una sonrisa nos sorpende, una mirada fija a los ojos nos incomoda, y el sentir tan cerca a otros seres humanos nos hace mirar al suelo para intentar espantar la sensación de que hemos perdido nuestro propio espacio.


Como si el mirarnos los pies nos envolviese en una burbuja de intimidad.

2 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Como si el mirarnos los pies nos envolviese en una burbuja de intimidad."


la intimidad es como el pan, a cada cual la busca donde puede encontrarlo, y siempre, siempre es diferente!

MANUEL MAÑERO dijo...

buenísimo, sencillamente buenísimo. a los que viajamos tanto en metro y renfe siempre se nos ha ocurrido hablar de esto algun dia, de como nos convertimos todos en extraños tan facilmente. la realidad es que es dificil interactuar, hablar, saludar, tocar. parece q nos tenemos miedo a nosotros mismos...