lunes, 29 de junio de 2009

Y me sorprendo...

Suena el despertador.
Otro dia mas a trabajar.
Abro los ojos con esfuerzo.
Me levanto,
me visto despacio...
voy al baño, abro el grifo
y me lavo la cara.
Ahora estoy mas despierta,
entonces es cuando al mirar mi imagen en el espejo,
me sorprendo.
Tengo una sonrisa en la cara...
de hecho, creo que me he levantado con ella.
Será porque ayer fue un buen dia.
Será por eso, que no puedo dejar de sonreir...

2 comentarios:

MANUEL MAÑERO dijo...

Sonreir es maravilloso, por desgracia, no siempre es rutina. Aunque quizás si fuera rutina, dejaría de ser maravilloso. Sea como fuera, hay que saber aprovechar esas sonrisas...

El Zopilote dijo...

Sonreir ya de por si es bueno...sonreir en un lunes es impresionante.

saludos,